El budismo, un camino espiritual sin creencias ni dioses