Marià CorbíLos problemas axiológicos de las sociedades de conocimiento

{

Ponencia de Marià Corbí del Congreso de Bioética organizado por la Universidad Nueva Granada, de Bogotá, del 3 al 5 de noviembre 2010.

La plena industrialización, la desaparición completa de las sociedades preindustriales y, sobre todo, la aparición y asentamiento de las sociedades de conocimiento han provocado un gran desplazamiento de todas las cuestiones axiológicas y, por consiguiente, también de las cuestiones religiosas y éticas. Las sociedades de conocimiento no son sociedades sabias, son únicamente sociedades que viven y prosperan creando continuamente conocimientos científicos y tecnológicos. Pueden ser tan necias o más que las sociedades que les precedieron.

Las sociedades de conocimiento son sociedades de innovación continua en ciencias y tecnologías; innovaciones que se extienden a todos los niveles de la vida humana, y que provocan un cambio continuo de la interpretación de la realidad también en todos sus niveles. Las innovaciones científicas van seguidas y acompañadas por innovaciones tecnológicas. Las innovaciones tecnológicas provocan cambios en los modos de trabajar y de organizarse. Los cambios en los modos de organizarse exigen cambios en los sistemas de cohesión, valoración y fines de los grupos. En las sociedades de innovación todo cambia continuamente. Se vive y se prospera cambiando y estando dispuestos a cambiar lo sea preciso. Hay que ponderar adecuadamente este hecho: se vive de cambiar.


Descargar PDF

Recomendamos

Eline Snel. Tranquilos y atentos como una rana. Kairós, 2013. 138 p.
Una exploración de la atención plena como capacidad al servicio del conocimiento de la realidad, de la observación de la vida (exterior e interior), de alimentar el interés por todo lo que existe. Con toda una serie de propuestas prácticas.          

Han, Byung-Chul. La agonía del Eros. Herder, 2014. 80 p.
La esclavitud del ego: si nuestros abuelos se movían por un sentido el deber, ahora lo hacemos empujados por la motivación del ego. Han explica: "La llamada a la motivación, a la iniciativa, al proyecto, es más eficaz para la explotación que el látigo y el orden. El sujeto del rendimiento, como empresario de sí mismo, sin duda es libre en la medida en que no está sometido a nadie que le mande o explote; pero no es realmente libre, ya que se explota a sí mismo, por más que lo haga con total libertad". "El tú puedes incluso ejerce más coacción que el tú debes ..."

Arte y religión: entre la tensión y el diálogo
Iglesia Viva, nº 256

El último número de la revista Iglesia Viva, dedicado a Arte y religión, con artículos de Teresa Guardans, Friedhelm Mennekes, José A. Zamora, Regina Goberna Julià, Maximino Cerezo…