Meditaciones con textos de “Viaje a Ixtlan”, de Carlos Castaneda

Itxlan

Presentación: una introducción a "Viaje a Ixtlan"

En la obra "Viaje a Itxlán", Carlos Castaneda agrupa en una serie de temas las enseñanzas de su maestro; unos temas que pueden orientar el trabajo interior, más allá de la forma cultural o el estilo literario utilizados por el autor. Durante un curso, el libro ha sido materia de reflexión para un grupo de trabajo, alternando sesiones de diálogo con otras de meditación personal, sobre fragmentos y temas del libro.        Ofrecemos en este apartado de prácticas las 12 propuestas de meditación que se llevaron a cabo durante el curso. A título orientativo, cada una de ellas está pensada…

Leer más

1ª Práctica Viaje a Ixtlan

1.    Práctica con los capítulos 2-3   Recalcó que si en verdad quería aprender, debía remodelar la mayor parte de mi conducta. - Te tomas demasiado en serio. Te das demasiada importancia. ¡Eso hay que cambiarlo! Te sientes lo más importante, y eso te da pretexto para molestarte con todo. (V.I.,45) Mientras te sientas lo más importante del mundo, no puedes apreciar en verdad el mundo que te rodea. Eres como un caballo con anteojeras: nada más te ves tú mismo, ajeno a todo lo demás. (V.I., 47)   La mayor parte del tiempo no soy consciente de sentirme…

Leer más

2ª Práctica Viaje a Ixtlan

2. (Con los capítulos 2-3) -¿Cómo puedo saber quién soy, cuando soy todo esto? –dijo barriendo el entorno con un gesto de su cabeza. (V.I. 36) […] tu problema es que eres demasiado cierto, tus empresas son demasiado ciertas; tus humores son demasiado ciertos. No tomes las cosas por hechas. […] Cuando nada es cierto nos mantenemos alertas, de puntillas todo el tiempo. Es más emocionante no saber detrás de qué matorral se esconde la liebre, que portarnos como si conociéramos todo.   (V.I. 37, 40)    La primera frase, recuerda un texto de Nissagadatta (verlo abajo): "lo somos Todo", mi…

Leer más

3ª Práctica Viaje a Ixtlan

3. (textos del capítulo 4) La muerte siempre te estará vigilando, hasta el día en que te toque (61) ¿Cómo puede uno darse tanta importancia sabiendo que la muerte nos está acechando? Cuando estés impaciente (…) pide consejo a tu muerte. Una inmensa cantidad de mezquindad se pierde con sólo que tu muerte te haga un gesto, o alcances a echarle un vistazo, o nada más con que tengas la sensación de que tu compañera está allí vigilándote. (62) La muerte es la única consejera sabia que tenemos. Cada vez que sientas que todo te está saliendo mal, vuélvete hacia…

Leer más

4ª Práctica Viaje a Ixtlan

4. (textos capítulos 5-6) Cuando te enojas siempre te crees en lo justo, ¿verdad? (72) Piensa en tu muerte. Puede tocarte en cualquier momento, así que de veras no tienes tiempo para pensamientos y humores de cagada. Ninguno de nosotros tiene tiempo para eso. (68) Te sientes inmortal, y las decisiones de un inmortal pueden cancelarse o lamentarse o dudarse. En un mundo donde la muerte es el cazador, no hay tiempo para lamentos ni dudas, amigo mío. Sólo hay tiempo para decisiones. (70) Lamentos. Te has lamentado toda tu vida porque nunca te haces responsable de tus decisiones. (73)…

Leer más

5ª Práctica Viaje a Ixtlan

  5.  (A partir de: Viaje a Ixtlan capítulos 6 y 7)   Ser inaccesible significa tocar lo menos posible el mundo que te rodea. No comes cinco perdices; comes una. No usas ni exprimes a la gente hasta dejarla en nada, y menos a la gente que amas.  Ponerte fuera del alcance significa que evitas agotarte a ti mismo y a los otros. Ponerse fuera del alcance no significa ocultarse, sino ser inaccesible. En un tiempo de mi vida yo, igual que tú, me ponía en medio del camino una y otra vez hasta que no quedaba nada de…

Leer más

6ª Práctica Viaje a Ixtlan

6. (A partir de: Viaje a Ixtlan, cap. 8 y 9) Un cazador digno de serlo no tiene rutinas. No es de ningún modo como los animales que persigue, fijos en rutinas pesadas y en caprichos previsibles. Es libre, fluido, imprevisible. (114) Un cazador no sólo debe conocer los hábitos de su presa (…) Debe vivir como cazador para sacar lo máximo de su vida. (119)   En el capítulo se entrelazan dos niveles de "rutina": la repetición de hábitos superficiales y la identificación con una determinada forma de ser (y con sus hábitos y costumbres).  Desde el instante de…

Leer más

7ª Práctica Viaje a Ixtlan

7. (A partir de: Viaje a Ixtlan, cap. 10 y 11) El soñar es real para un guerrero porque allí puede actuar con deliberación, puede escoger y rechazar; puede elegir, entre una variedad de cosas, aquellas que llevan al poder, y luego puede manejarlas y usarlas […] En el soñar tienes poder, puedes cambiar las cosas; puedes descubrir incontables hechos ocultos, puedes controlar lo que quieras. […] Mientras que en un sueño común y corriente no puedes actuar con deliberación. (136) El soñar es real cuando uno ha logrado poner todo en foco. (145)   Utilizaremos el recurso de “ensoñar”…

Leer más

8ª Práctica Viaje a Ixtlan

8. (A partir de: Viaje a Ixtlan, c.12: Una batalla de poder)   Hay mundos sobre mundos, aquí mismo frente a nosotros. (190) No te esfuerces queriendo resolverlo todo. El mundo es un misterio. Esto, lo que estás mirando, no es todo lo que hay. El mundo es inacabable. Cuando estás buscando la respuesta, lo único que haces en realidad es tratar de volver familiar el mundo. (192) Un cazador de poder vigila todo. Y cada cosa le dice algún secreto. (188 Ÿ 1. Echemos un vistazo al día de hoy. ¿En algún momento hemos vivido con conciencia de "misterio"?…

Leer más

9ª Práctica Viaje a Ixtlan

9. A partir de: Viaje a Ixtlan, cap. 14-15 (necesitaremos tener a mano una pequeña piedra)   1. Recoger la atención. Observamos la respiración, seguimos su curso, tomamos conciencia.   2. Cogeremos la piedra, la sostenemos entre las manos, notamos su peso, textura, temperatura; contemplamos su forma, color... ¿De dónde vendrá esta piedrecita? ¿Desde cuándo su existencia?... Nos mantenemos con la atención en la piedra, abierta a su existencia. Si nos distraemos, volvemos a darnos algún motivo para volvernos a fijar en la piedra, que ella ocupe toda nuestra atención. Después de un buen rato atentos a la presencia de…

Leer más

10ª Práctica Viaje a Ixtlan

10. (A partir de: Viaje a Ixtlan, c. 16-17)    Todo lo que hacemos es, en cierto sentido, un simple disfraz. (291) Crees conocer mucho el mundo, pero ¿conoces? ¿Conoces en verdad? Sólo has visto las acciones de la gente. Tus experiencias se limitan únicamente a lo que la gente te ha hecho o le ha hecho a otros. No sabes nada de este misterioso mundo desconocido. (299) Prenderte en cualquier ‘hacer’ es una pérdida de tiempo, porque lo único real es el ser que hay en ti y que va a morir. Llegar a ese ser, al ser que…

Leer más

11ª Práctica Viaje a Ixtlan

11. (A partir de: Viaje a Ixtlan, c. 18-20)   - El arte del guerrero es equilibrar el terror de ser hombre con el prodigio de ser hombre. (365)   El terror: el peso de las incapacidades, miedos, limitaciones... El prodigio: poder vivir bajo el impacto de la fragilidad de todo, la fragilidad, la maravilla, el prodigio de la existencia ... -> Saborearlo. Hacer crecer, alimentar este "sentir"... ¿Cómo? Alimentar el convencimiento; la comprensión de lo que nos jugamos. Alimentar la vivencia de la diferencia entre pasar la vida "matando el tiempo" o vivir saboreando la presencia de cada momento:…

Leer más

12ª Práctica Viaje a Ixtlan

 12.  (A partir de: Viaje a Ixtlan, síntesis)   O nos aburrimos con el mundo, o nos quejamos, o vamos pasando…  Mi interés ha sido convencerte de que debes hacerte responsable por estar aquí, en este maravilloso mundo, en este maravilloso tiempo. Quise convencerte de que has de aprender a hacer que cada acto cuente, pues vas a estar aquí sólo un rato corto, de hecho, muy corto para presenciar todas las maravillas que existen. (122) Cambiar de actitud ya es un paso inmenso. Un paso resultado de que seamos capaces de "cazarnos", de cazar nuestro "conformismo" y de transformarlo…

Leer más