CETR

Presentació

CETR ha reunit  anualment, des de 2004, a un grup interdisciplinar i interreligiós d’estudiosos de diversos països, per  abordar els reptes que es presenten a l’espiritualitat en el segle XXI. L’objectiu d’aquestes trobades és aprofundir en l’impacte  que suposen les societats d’innovació contínua per a les religions institucionalitzades, les transformacions dels àmbits valorals i com afavorir avui el cultiu de la qualitat humana tenint en compte el nou escenari cultural.

Les cinc primeres edicions dels Encontres es  van dur a terme a Can Bordoi (Llinars del Vallès) d’on van prendre primerament el nom. Una torre modernista gestionada per la Fundació Jaume Bofill que finançava aquestes trobades. Des de 2009 es realitzen a Sant Andreu de Llavaneres amb l’ajuda de particulars amics d’aquesta proposta.

Cada any es publiquen les ponències, els debats i les conclusions de cada trobada en un volum; un conjunt de llibres reunits a la col·lecció  «Encontres Internacionals». Una col·lecció que pot resultar de gran ajuda tant per a estudiosos del fenomen religiós -creients i no creients- com per aquells que a nivell individual volen aprofundir en la comprensió dels canvis culturals i les seves conseqüències  per l’àmbit de les resligions, l’espiritualitat i el cultiu de la qualitat humana. 

Els llibres, es poden adquirir impresos a CETR (àmplia informació a l’apartat Els Nostres Llibres. Comandes a: cetr@cetr.net ) I es troben a disposició pública format digital:

DESCARREGUEU GRATUITAMENT ELS LLIBRES
de la col·lecció «Encuentros Internacionales»

Els llibres del següent llistat estan disponibles en la seva versió completa, per a  descàrrega.

Estan sota la llicència  Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 España

 

  1. Obstáculos a la espiritualidad en las sociedades europeas del siglo XXI
    Primer Encuentro Internacional de Can Bordoi. CETR. 2004, 252 pp.
  2. ¿Qué pueden ofrecer las tradiciones religiosas a las sociedades del S. XXI?
    Segundo Encuentro Internacional de Can Bordoi. CETR. 2005, 306 pp.
  3. Lectura simbólica de los textos sagrados
    Tercer Encuentro Internacional de Can Bordoi. CETR. 2006, 266 pp.
  4. Lectura puramente simbólica de los textos sagrados – Ensayos prácticos
    Cuarto Encuentro Internacional de Can Bordoi. CETR. 2007, 361 pp.
  5. La espiritualidad como cualidad humana y su cultivo en una sociedad laica
    Quinto Encuentro Internacional de Can Bordoi. 2008, 281 pp. 
  6. La espiritualidad como cualidad humana profunda y su intrínseca conexión con la lucha por la equidad y la justicia.
    Sexto Encuentro Internacional. CETR 2009 
  7. Consecuencias del final de la epistemología mítica. Séptimo Encuentro Internacional. CETR  2010 

 

Conclusiones del 7º Encuentro Internacional CETR

 La completa o progresiva desaparición de las sociedades preindustriales, la generalización de la industrialización, el asentamiento de las sociedades de innovación  continua, y la globalización que han comportado, están cambiando radicalmente la idea que tenemos de nuestro conocer y sentir, lo que llamamos nuestra epistemología. Estan cambiando de forma que nos vemos arrastrados desde una epistemología que creía que lo que decían nuestros mitos, símbolos, y formaciones teóricas describía cómo era la realidad misma, -actitud que llamaremos “epistemología mítica” porque la generaron los mitos-, a una epistemología en la que sabemos que nuestras formaciones lingüísticas no describen la realidad sino que la modelan únicamente. A este segundo modo de epistemología le llamaremos “epistemología no-mítica”.

Si todos nuestros modos de conocimiento son modelaciones entonces se suscitan graves preguntas: ¿qué es la verdad, qué la revelación, qué la cualidad humana profunda?…

Tenemos que responder, primero, que la verdad sólo debe ser tomada en términos de dimensión absoluta, que es lo que se llamaba revelación y es lo que ahora llamamos cualidad humana profunda y, segundo, que estas tres nociones apuntan no a una formulación, sino a algo como una presencia, una certeza inconmovible que está más allá de todas nuestras posibilidades de objetivación y representación.

El fin de la epistemología mítica es un tornado que arrastra todo lo que se apoyaba en ella y nos deja solos y desnudos frente a la inmensidad inconcebible de lo que nos rodea y que somos. Estamos en nuestras propias manos en todas las cuestiones que afectan a nuestra vida individual y colectiva, sin ninguna ayuda externa y sin ninguna otra garantía que la calidad que podamos conseguir. Es pues urgente plantearse la cuestión de la cualidad humana profunda, y cómo conseguirla, si no queremos que el enorme poder de nuestras tecnociencias, y las consecuencias que conllevan se escapen de nuestras manos y se vuelvan contra nosotros, nuestras propias sociedades y la vida en el planeta.

Es el enorme impacto del fin de la epistemología mítica lo que nos hemos propuesto abordar en nuestro encuentro.

El paso de la epistemología mítica a la epistemología no mítica necesaria en la sociedad de conocimiento ya se realizó en el pasado, es el caso de Bodhidharma, considerado el padre del budismo tcha’n. Se ha presentado este caso para mostrar que liberarse de fijaciones en el camino interior no solo es posible sino que ya hace milenios que se practica. Por consiguiente la vida espiritual en las nuevas sociedades en las que resulta difícil mantener creencias, ya que son fijaciones, no pierde nada al desligarse de la epistemología mítica.

Bodhidharma en sus escuetos sermones hace uso de una especial dinámica para liberar de las fijaciones conceptuales: cada afirmación la niega y cada negación la afirma  para provocar la intuición de la dimensión absoluta de lo real más allá de toda posible interpretación.

Lo peculiar de Bodhidharma es crear un procedimiento para desarticular metódicamente la epistemología mítica.

Las sociedades de innovación especialmente -desde los científicos, sus creadores-, hacen patente las consecuencias graves que el progreso acelerado de las tecnociencias tienen sobre todos los niveles de la vida de los individuos y de las colectividades. Estas consecuencias minan la epistemología mítica que pretendía sostener que lo que decían las teorías científicas describía la naturaleza de la realidad.

Las rápidas transformaciones de las tecnociencias nos fuerzan a cobrar conciencia de que nuestros saberes no describen la realidad sino que únicamente la modelan. Consecuencia de esta epistemología no mítica de las ciencias es la comprensión clara de que la dirección de nuestras formaciones tecnocientíficas depende directamente de la cualidad humana profunda que tengan los científicos como individuos y como colectividad.

En el caso de las ciencias, esa cualidad se presenta como libertad completa, una libertad que resulta ser un potente símbolo de la dimensión absoluta, libre y creativa de la realidad. 

Un ejemplo de la necesidad de pasar de una epistemología a la otra se presenta, a nuestro criterio, en los EEUU, país que es considerado como muy religioso. Los académicos de las escuelas de negocios sienten la necesidad de desterrar cualquier implicación religiosa del término «espiritualidad», intentos que están socavados por la falta de cuestionamiento del propio término, en su definición y en sus implicaciones.

Hay nociones míticas todavía muy presentes en esos intentos, lo que revela la necesidad de introducir un nuevo acercamiento a la espiritualidad en el mundo de la empresa. Esta aproximación presenta unas bases sólidas basadas en una epistemología no mítica y enfatiza un enfoque en la cualidad humana, acorde con las sociedades de conocimiento y innovación que gestionan empresarios, directivos y trabajadores de las empresas en el siglo XXI.

Las condiciones culturales, atendiendo, especialmente, a la influencia de las tecnologías informáticas en crear realidades virtuales, están impulsando cambios profundos en nuestra estructura cognitiva conformando nuevas formas de pensar, sentir y actuar. En este contexto, la única posibilidad de afrontar las tradiciones religiosas es aprender a leerlas en su condición de meros símbolos, como creaciones humanas y apropiarnos de los métodos y técnicas que han permitido a nuestros ancestros trabajar el acceso a la dimensión absoluta, y poderlos utilizar para su cultivo. No hacerlo así sería perder la riqueza de su legado.

En el Encuentro también hemos abordado el efecto del actual cambio de la epistemología sobre la religión misma. Es tan profundo que nos hace comportarnos  muy diferentemente dentro del ámbito religioso, y hace comprender de modo muy diferente la religión misma.

Todo el patrimonio  simbólico de la religión, que fue entendido milenariamente como un  depósito de verdades fijas, inmutables e intocables, es percibido  ahora en su dimensión netamente simbólica, y no como narraciones  históricas o descripciones de la realidad. Con ello, la religión  misma, y también el cristianismo, necesita ser reconceptualizado: ya no los podemos entender como el sometimiento a un depósito de verdades revelado,  sino como un ejercicio de libertad en el espíritu de Jesús de Nazaret, y ello junto a todas las tradiciones espirituales de la historia  de la humanidad.

Con excepción de las teologías apofáticas, la teología en general ha sido moldeada siempre en marcos de una epistemología mítica (EM). Tal es todavía hoy el caso de las teologías teonómicas y liberadoras, a pesar de ser las más elaboradas.

Frente a este tipo de teologías y frente al marco de verdad, objetivista que les caracteriza, la teología que se debe elaborar debe partir de la no dualidad y desarrollarse en función de ésta.

Esta teología no dual, hija de la epistemología no mítica, aparentemente distanciada de la realidad humana, social y política termina en el compromiso total, porque nace de la unión con todo y lleva a la unión con todos.

En México la transformación de la cultura y el desarrollo de una sociedad del conocimiento en mejores condiciones de igualdad, tarde o temprano, modificará la epistemología mítica de las religiones, produciéndose en el mediano y largo plazo una crisis generalizada de la religión. Será cuando el país deje de lado la tradición religiosa como “patrimonio inevitable de la nación”. Pero mientras esto sucede, la crisis que vive ya la iglesia hegemónica del país, está dando pautas para el surgimiento de nuevos campos de espiritualidades. Uno de ellos  puede irse construyendo en relación al cultivo de la cualidad humana, fuerza espiritual  que puede generar transformaciones que posibiliten el mejoramiento de la existencia humana y la sociedad misma, su viabilidad y la sostenibilidad de la Tierra a largo plazo.

Se trata de una espiritualidad amorosa con la vida y cargada de sabiduría, una espiritualidad de servicio y compromiso que tiene que nacer de nuevas epistemologías y paradigmas, y que dará pautas a nuevas formas de entendimiento y acción de los grupos humanos. La sociedad mexicana requiere urgentemente de nuevas espiritualidades que vayan acotando el fuerte oleaje de corrupción, violencia e injusticia que afecta a millones de personas.

Hemos reflexionado sobre la renovación que está viviendo el modelo de enseñanza europeo, con el propósito de analizar si el nuevo patrón que se propone contempla suficientemente el cultivo de la calidad humana o no. Esa renovación quiere dotar a los niños y niñas de los recursos necesarios para vivir en la sociedad de innovación y cambio continuo. Lo que se está proponiendo es pasar de una enseñanza basada en la transmisión de unos contenidos, a una enseñanza que inicie en gestionar y en participar creativamente en la producción de conocimientos; una enseñanza que busca dotar a los alumnos de una serie de competencias como «aprender a aprender».

Viendo las propuestas desde la perspectiva del cultivo de la calidad humana las posibilidades son muchas, sólo hay que desarrollarlas, dando más espacio al cultivo de la atención plena.

Estos han sido los campos que en este Encuentro hemos abordado, obviamente hay muchos más pero ellos ya muestran la transformación epistemológica que está en curso y que no tendrá marcha atrás. Esta es la situación en la que nos encontramos que demanda soluciones serias y urgentes, a ello hemos querido contribuir en la medida de nuestras posibilidades.