Saltear al contenido principal

Notas sobre la lectura de Buda

Mariano Corbí Su doctrina podría resumirse así: ¡Calla, vigila y verás! El camino es cuestión de experimentación y de nada más. Para hacer ese camino es central la vigilancia, como autoconciencia y control de mente y sentidos. La vigilancia es para llegar a ver lo que ahí viene. Hay que callar el deseo porque es el constructor del mundo de nuestro sufrimiento. Es el que construye nuestro mundo, el mundo correlato de nuestra necesidad. El es el constructor de lo que damos por realidad, lo que valoramos y lo que entendemos como real. Para ver lo que realmente viene y no lo que nuestro constructor presenta, hay que callar al constructor. Cuando se calla al constructor se consigue el silencio. Si se mantiene la vigilancia en ese estado de silencio, entonces es posible ver. Para conseguir este estado de vigilancia, de control y de no deseo se precisa de gran…

Leer más
Volver arriba