Antonio Colinas

Morada de la luz

UserFiles/Image/antonio Colinas.jpg

El hosco cielo va rodando arriba
Y amenaza sobre los montes negros.

Al fin será esta casa mi morada
Y hasta lo que es más duro en ella (ese muro
De piedra, tan rotundo)
Dormirá sosegado en mi pupila.
En esta casa el tiempo es la ternura
Y siempre callo hasta que sea el silencio
Lo que discurra dentro de mis venas.

En mi morada no hay días ni noches.
Mi morada es mi día y es mi noche.
Cada mínima estancia es azotea.
Floto en su soledad, bebo en su sombra;
Si ascendiendo a los desvanes de la luz
Desciendo hasta un saber que ya no sabe.
Esta casa, en quietud, está girando
-planetario de amor-
en torno del remanso de los cuerpos.

En ella voy, sin ir, a cada sitio
Y a sus goces regreso sin marcharme.
Todo cuanto busqué, aquí lo encuentro.

Esta morada es mundo sin el mundo.
En ella suena música que arrastra hacia el sin fin,
Marea en la que voy
Y vengo (¡mas tan quieto!)
Recibiendo respuestas sin palabras
A preguntas que no mueven mis labios.
Y siento que tú estás aquí, aunque no estés,
Y que yo estoy en ti, aunque no estoy.
Centro donde te veo al fin ¡tan cierta!;
Centro donde, no estando tú,
En plenitud estás para salvarme.

Al fin el corazón ya ha retornado
A escucharse a sí mismo.
Qué dulzura este ir cerrándose a todo
Para poderse abrir y comprenderlo todo:
Nada hermosa que lleva acariciando
Mi piel para acallarme,
Para acallarme aún más, y serenarme.

Morada del amor con sus anillos
De silencio que silban, mas no ahogan,
Porque la sangre de los nuestros ya
No está para dolernos
(la sangre de los nuestros ahora es sólo
la luz de cobre que está ardiendo lenta
en torno a la copa del ciprés).

¡Morada en la marea de la vida,
morada en la morada de la luz!

Antonio Colinas, Desiertos de luz, Editorial Tusquests, 2008

Selección Pepa Torras Virgili