Teresa Guardans

Práctica de meditación 4

El centro del alma Dios es, al cual habiendo ella llegado según toda la capacidad de su ser y según la fuerza de su operación, habrá llegado al último y profundo centro del alma (San Juan de la Cruz, Llama de amor viva B,1,12)

Atender a la «esencia de nuestra existencia, según toda la capacidad». ¿Qué es esto que dicen (Juan y Teresa) que somos? ¿qué significa la afirmación de que somos el Ser, Absoluto, Dios…?
¿Qué en mí?
Mantener la atención silenciosa, alerta, presente hacia el interior, guiada con el interrogante, como queriendo penetrar más y más: ¿Qué de mí?

Pocas palabras, procurando percibir hacia adonde apunta Juan de la Cruz.

Atención silenciosa, atención alerta a la «notícia tènue».