Saltear al contenido principal

Las formas del «Sin Forma»

A través de las artes plásticas de las diversas culturas PRESENTACIÓN Para el acto de inicio de este curso hemos querido hacer un recorrido por las representaciones plásticas con las que algunas Tradiciones han representado la dimensión que se ha dado en llamar el Absoluto, el Sin Forma, Dios, el Gran Ancestro. Las Tradiciones a través de sus representaciones muestran diferentes aspectos de eso que el Vedanta llama ‘el Sin Forma’. Cada representación es solo un símbolo de eso que en el Budismo se llama “el Vacío”. Cada tradición a partir de su indagación sobre el Sin-forma, llamado Allah –Él- en el Islam, Padre en el cristianismo, desarrolla una determinada simbología. Cada representación muestra aspectos del Vacío, del Sin-forma, del que Es condicionada por la cultura en la que nace. Entendiendo pro cultura la manera determinada con la que un grupo ve, interpreta y valora la realidad que estás directamente…

Leer más

CUANDO EL ARTE NOS LLEVA MÁS ALLÁ DE LAS PALABRAS

  Presentación de la exposición de pinturas de Lluís Valls Areny que inauguró las actividades de CETR, en el curso 2003-2004 El arte es hijo del interés sincero por la realidad. Y el interés es atención y amor hacia la realidad. Sólo quien se interesa profundamente por la realidad y se gira hacia ella con toda la atención y todo el amor, puede ver la belleza. Para poderse interesar incondicionalmente por la realidad, es necesario mirar olvidándose de sí mismo. Si nos aproximamos a la realidad esperando sacar algún provecho, ya sea económico, de prestigio o satisfacción personal, si pretendemos ganar algo, sea lo que sea, nos estamos interponiendo y escondiendo la realidad. Cuando entre la realidad y un mismo, interponemos los propios intereses, no llegamos a la realidad misma sino a la idea que nuestro interés se ha forjado de ella. Entonces no dejamos hablar a la realidad sino…

Leer más

Fernando Pessoa, «Alberto Caeiro», «No creo en Dios»

No creo en Dios porque nunca lo he visto. Si el quisiera que yo creyera en él, seguro que vendría a hablar conmigo y entraría por mi puerta diciéndome: ¡Aquí estoy! Pero si Dios es las flores y los árboles y los montes y el sol y el luar, entonces creo en él, entonces creo en él a todas horas y mi vida entera es una oración y una misa y una comunión por los ojos y por los oídos. Pero si Dios es las flores y los árboles y los montes y el luar y el sol, ¿por qué llamarle Dios? Le llamo flores y árboles y montes y sol y luar; porque si él se hizo, para que yo lo viese, sol y luar y flores y árboles y montes, si se me aparece como árboles y montes y luar y sol y flores es porque quiere que…

Leer más

Fernando Pessoa, «Alberto Caeiro», «No creo en Dios»

No creo en Dios porque nunca lo he visto. Si el quisiera que yo creyera en él, seguro que vendría a hablar conmigo y entraría por mi puerta diciéndome: ¡Aquí estoy! Pero si Dios es las flores y los árboles y los montes y el sol y el luar, entonces creo en él, entonces creo en él a todas horas y mi vida entera es una oración y una misa y una comunión por los ojos y por los oídos.  Pero si Dios es las flores y los árboles y los montes y el luar y el sol, ¿por qué llamarle Dios? Le llamo flores y árboles y montes y sol y luar; porque si él se hizo, para que yo lo viese, sol y luar y flores y árboles y montes, si se me aparece como árboles y montes y luar y sol y flores es porque quiere que…

Leer más
Volver arriba