Teresa Guardans

Práctica de meditación 13

“Desembarazada, quieta y pacífica”…
Meditación a partir de un texto de Juan de la Cruz

Es como si dijera: levantaré mi mente sobre todas las operaciones y noticias que pueden caer en mis sentidos y lo que ellos puedan guardar y retener en sí, dejándolo todo abajo; y afirmaré el paso de la munición de mis potencias, no dejándolas dar paso de operación propia, (…) el alma ha de estar desembarazada, quieta y pacífica al modo de Dios (…) conviene un profundo silencio en el alma, en suma paz y tranquilidad, escuchando y oyendo lo que habla el Señor Dios en ella,
(Llama de amor viva, III, 34-35)
 

1. Recogimiento con ayuda de la respiración.
Toda la atención en el aliento de vida… Impersonal… Que es.
Poniendo especial atención a los intervalos entre inspiración y expiración

2. “Advertencia amorosa, con sosiego de entendimiento”

Silenciando ideas, en actitud de escucha atenta a las profundidades silenciosas, hacia allá donde parece que no se “oye” nada, escucha amorosa, atenta. Escucha de la “voz del maestro”, procurando impregnar toda la atención, la comprensión y el sentir con sus palabras. Por ejemplo:

Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios (Mt. 5, 8)

Lo que oscurece no es lo que viene de fuera, sino lo que sale de dentro. Lo que viene de fuera no contamina al ser humano pues no entra en el corazón, sino que va al vientre y se elimina. Lo que viene de dentro es lo que contamina
(Mc 7, 19-20)

¿Qué es “ver a Dios”? ¿Hacia dónde apunta esa imagen? ¿Qué significa “limpio de corazón”? Todo lo que separa, que discrimina, que otorga falsas consistencias, que me hace creer que “soy alguien”, todo lo que vela la Presencia que todo lo es, lo que no nos permite ver desde la perspectiva del Existir ilimitado que yo también soy…. Observar, callar, atender, comprender

[La práctica de situarse interiormente “ante el maestro”, en actitud de atención silenciosa plena que procura movilizar la comprensión silenciosa, puede repetirse tantas veces como se quiera ayudándonos con alguna de las infinitas indicaciones de los maestros.]

No tiene nada que ver con acumular ideas, pensamientos, conocimientos, a partir de una frase. Sino que la frase es una ayuda para dejarlo todo abajo, y cultivar aquel profundo silencio que ha de permitir poder percibir algún día lo que no son nuestras propias voces ni nuestras propias ideas.

3. Mantener la polarización de la atención hacia el interior

Para mantener la atención despierta un poco más, puede ayudarnos el situarnos en la respiración, acompañando el ritmo respiratorio con alguna pregunta (por ej.: ¿limpio de corazón? ¿qué oscurece?), algún anhelo (por ej.: que nada oscurezca, que nada vele, dejarlo todo, limpio de corazón….)
Atención silenciosa, atención alerta a la "notícia tènue"