7ª Pràctica Viatge a Ixtlan

 7.

 (A partir de: Viaje a Ixtlan, cap. 10 i 1)

El soñar es real para un guerrero porque allí puede actuar con deliberación, puede escoger y rechazar; puede elegir, entre una variedad de cosas, aquellas que llevan al poder, y luego puede manejarlas y usarlas […] En el soñar tienes poder, puedes cambiar las cosas; puedes descubrir incontables hechos ocultos, puedes controlar lo que quieras. […] Mientras que en un sueño común y corriente no puedes actuar con deliberación. (136) 

El soñar es real cuando uno ha logrado poner todo en foco. (145)

 

Farem servir el recurs d’“ensoñar” al servei del cultiu de “l’ànim del guerrer”

 Lo más difícil en este mundo es adoptar el ánimo de un guerrero. De nada sirve estar triste y quejarse y sentirse justificado de hacerlo, creyendo que alguien no está haciendo algo. Nadie le está haciendo nada a nadie. Tú estás aquí conmigo porque quieres estar aquí. Ya deberías haber asumido la responsabilidad completa, y la idea de que estás a merced del viento debería ser inadmisible. (159-160)

Un guerrero crea su propio ánimo (171)

Un guerrero no es una hoja a merced del viento. Nadie lo obliga a hacer cosas en contra de sí mismo o de lo que juzga correcto. (172)

 

1. Cadascú es visualitza, fent peu en aquell nivell diferent dels hàbits del jo, diferent del personatge del que ens revestim cada dia, amb els seus costums, hàbits i automatismes. Procurem fer peu en el que som; ens visualitzem com a seu de lucidesa, pau, serenitat, atenció, joia…  Cadascú amb el tret, o els trets que triï.

 

2. Silenciats els nostres automatismes, procurem visualitzar (situar-nos) en qualsevol situació quotidiana de la nostra vida, ja sigui conflictiva, o insubstancial, … la que sigui, alguna situació concreta i real.

Procuraré mirar-la com si la visqués per primera vegada.

L’observo atentament (el lloc, el moment, les activitats o persones implicades, etc.)

I entro en l’escena com si hi entrés per primera vegada. L’estreno. Miro les persones, la situació, l’activitat, sense cap idea prèvia, sense rutines, sense hàbits, sense fixacions.

 

3. I em miro a mi, vivint la situació, no des de la “persona coneguda”, sinó com a espai de lucidesa, serenitat, joia… que sóc.

Com ho visc, què visc, com es transforma la situació. 

 

Ens hi entretenim, hi tornem una i una altra vegada, procurant passar d’una idea vaga a imatges més i més consistents:  el soñar es real cuando uno ha logrado poner todo en foco. (145)

Quan no poden estirar més el fil, tornem als textos inicials.

 

Un guerrero crea su propio ánimo (171)