3ª Pràctica Viatge a Ixtlan

3.

A partir de: Viaje a Ixtlan, capítol 4

 

La muerte siempre te estará vigilando, hasta el día en que te toque (61)

¿Cómo puede uno darse tanta importancia sabiendo que la muerte nos está acechando?

Cuando estés impaciente (…) pide consejo a tu muerte. Una inmensa cantidad de mezquindad se pierde con sólo que tu muerte te haga un gesto, o alcances a echarle un vistazo, o nada más con que tengas la sensación de que tu compañera está allí vigilándote. (62)

La muerte es la única consejera sabia que tenemos. Cada vez que sientas que todo te está saliendo mal, vuélvete hacia tu muerte y pregúntale si es cierto. Tu muerte te dirá que te equivocas; que nada importa en realidad más que su toque. Tu muerte te dirá: “todavía no te he tocado.”(63)

1.

Llegim els textos a poc a poc, deixant-nos impregnar pel que ens diuen.

Una inmensa cantidad de mezquindad se pierde (…) nada más con que tengas la sensación de que tu compañera está allí vigilándote.

Procurarem dedicar aquesta estona, cadascú de nosaltres, a “sentir” aquesta certesa, per tal que ens ajudi a desprendre’ns d’una mica de mesquinesa… Fer-la tan viva com puguem.

Per exemple, ajudant-nos de la imaginació: ja no hi som, “veiem” l’entorn quotidià sense nosaltres, fem tan viva com puguem la nostra absència. O l’absència de persones properes, estimades. Ens hi entretenim tant com calgui. Sentir el seu “toque” requereix una mica de temps, per poder passar de la ‘idea’ a la ‘vivència’.

I és la vivència la que transforma, la veritable consellera.

 

2.

Si ho podem vivenciar una mica, assaborim el valor de la vida que tenim a les nostres mans. Agraïm.

Com puc ajudar a descarregar aquesta vida del pes de les mil absurditats amb les que la ofego?

Què puc modificar, què puc cultivar, com puc tenir-ne cura…

 

Caminamos sin rumbo durante horas (…) De alguna manera, me había hecho recobrar un viejo sentimiento, olvidado por completo: el puro gozo de moverse, simplemente, … (64)

 

(tornem a la respiració, uns minuts finals)