CETR

El valor del silencio

UserFiles/Image/LaVanguardia.jpg

Un centro de estudios sobre religiones organiza talleres de fin de semana para retirarse y aprender a acallar el yo.

MARIA-PAZ LOPEZ – 04/03/2001

Barcelona.- Cultivar el silencio, práctica presente en casi todas las religiones del mundo, emerge como una necesidad cada vez más perentoria, tanto en la búsqueda espiritual como en el mero bienestar interior. El Centre d’Estudi de les Tradicions Religioses, dedicado a divulgar los contenidos de las grandes confesiones del mundo, inaugura un ciclo de talleres de aprendizaje del silencio en fin de semana desde distintas perspectivas religiosas. El primero, los días 17 y 18 de marzo, está dedicado a la meditación zen.

¿Todas las religiones afirman que, cuando uno está en silencio, es decir, deja de ser el centro del mundo, se le abre un contacto diferente con la realidad y con uno mismo¿, explica Marta Granés, coordinadora de los cursos. Aunque el tratamiento del silencio que articulan las religiones orientales, sobre todo el hinduismo y el budismo mediante el yoga, goza de gran reputación, el cristianismo, y en especial el misticismo católico, tiene a su vez gran fe en las bondades de la plegaria silenciosa. A muchos estudiosos orientales les resulta familiar y acogedora la visión que del silencio maneja san Juan de la Cruz, muy parecida a la del pensador hinduista Patañjali, autor de uno de los textos básicos sobre el yoga.

Nacido en la tradición hindú y cultivado luego por el budismo, ¿el yoga es un procedimiento elaborado para silenciarse interiormente ¿explica Marià Corbí, director del centro e instructor de uno de los talleres de yoga¿ y alcanzar ese acceso no interesado a la percepción de la realidad¿. El yoga exige quietud, pero no necesariamente adoptar posturas inverosímiles; se puede practicar sentado o paseando por un jardín. Así se lo plantean los dos ¿retiros¿ de yoga que siguen al del zen en este ciclo, que culminará en junio con un taller más genérico sobre el extraño conflicto de intereses que experimenta quien se esfuerza por acallar su yo.

El centro, que ha decidido exportar al fin de semana y a la categoría de retiro una práctica silenciosa que se ejercita los miércoles por la tarde en su sede barcelonesa, planea futuros ciclos de silencio según otras confesiones, entre ellas la cristiana. Cuentan para ello con su propia vocación interreligiosa y con la Fundació Jaume Bofill, el Centre Unesco de Catalunya y la Associació Unesco per al Diàleg Interreligiós, y reivindican el valor del silencio para relativizar tantos asuntos cotidianos que atenazan a quienes no logran callar.

Centre d’Estudi de les Tradicions Religioses. Talleres en Can Bordoi: zen (17 y 18 de marzo), yoga de síntesis (21 y 22 de abril), yoga del conocimiento (12 y 13 de mayo) y apoyo al silencio (16 y 17 de junio). Información: = 93-410-77-07